lunes, 12 de octubre de 2015

Conocernos de la manera dificil

-¿A caso pensaste que te dejaría solo?- dijo con un tono que solo hubiera podido imagina en ella
-Seré lo peor de este mundo pero aun así siempre cumpliré mi palabra- continuo, a mi parecer, ella estaba a punto de llorar, soy una mala persona, verla llorar era en ese entonces algo que me hubiera gustado ver pero no era el momento.

-Nunca lo dude- conteste tratando de calmar un poco sus emociones que desde un principio supe que trataba de esconder -No me refiero a que seas lo pero de este mundo- aclaré para después de hacer una pausa y pensar en voz alta -De echo pienso todo lo contrario-

-¿Que dijiste?- pregunto al escuchar mi débil afirmación.

-Nada, no dije nada- contesté tratando de desviar el peligroso rumbo que comenzaba a tener la conversación -es solo que nunca dude que vendrías, de haber pensado lo contrario no estaría aquí, no me subestimes niña tonta- continué diciendo, eligiendo con cuidado mis palabras para sacarla de sus pensamientos.

-¿Me llamas niña tonta a mi?, ¡no me hagas reír!, acepta que no podrías hacer nada sin mi, a decir verdad te has ganado el premio mayor al tenerme como compañera- ella empezaba a actuar como siempre, para mis adentros fue una "Misión cumplida"-dame las gracias de que tuve compasión de ti el primer día que nos vimos, soy muy considerada- continuo ella elogiándose y casi ignorándome por momentos -de lo contrario estarías bien muerto, gracias a mi no eres un cadáver, ¿Te das cuenta de todo lo que me debes? tu sin mi...-

-Después de todo no eres lo peor de este mundo- la interrumpí mientras me levantaba del suelo y la veía directo a los ojos, curiosamente ahora tenida toda su atención, no pude evitar sonreír al verla sonrojarse, no podía creer haberla dejado sin palabras con una frase tan simple -Vamos niña tonta, no podemos quedarnos aquí, podrían matarnos- le pedí mientras salia del aquel cuarto, ella se mantuvo inmóvil, salí a revisar los pasillos, regrese y le extendí mi mano para ayudarla a pararse, fue ne ese momento cuando reaccionó.

-¡Tonto, pensé que te habías ido!- dijo ella tratando de disimular el echo de que se había quedado sin hablar de repente a causa de mis palabras.

-¿A caso pensaste que te dejaría sola?- yo sabia que ella era mas fuerte que yo pero de alguna manera era totalmente vulnerable a ese tipo de cosas, en ese momento supe que al fin comenzaba a conocerla...


Fragmento de Biohack
David Gaven 666